El minimalismo es uno de los términos más de moda dentro de las formas de vida actuales, es una corriente que ha existido durante algunos años dentro de la arquitectura y que hoy en día cobra fuerza pese a ser una alternativa diferente a la sociedad capitalista que conocémos. El minimalismo consiste en despojarse de todo aquello que no necesitamos o más bien dicho de aquello que no es imprescindible. Lo que quiere decir que menos siempre es mejor. 

La forma en que se aplica actualmente tiene que ver con la posesión de objetos personales o cosas en el hogar que tenemos acumuladas, sugiere que todo aquello que no utilizamos o no sea estrictamente necesario debe ser retirado, ya sea donándolo o tirándolo a la basura. Con el objetivo de hacer que las energías positivas fluyan. Aconseja que debes quedarte con aquello que tenga prioridad para ti y que sea de valor y deshacerte de lo que te genere malos recuerdos o no sea útil en tu vida.

Estamos acostumbrados a comprar cosas con la única excusa de que queremos tenerlo todo, es una costumbre que hemos aprendido del capitalismo, pensamos que esto algún día nos hará millonarios o algo así , pero no es así,esta tendencia de acumular nos crea una responsabilidad con estas cosas ya que debemos cuidarlas y mantenerlas, que aunque no parezca cierto nos pueden generar cierto estrés. A quien no le ha pasado sentirse agobiado al ver su armario que esta lleno de cosas y que parece una bomba de tiempo pero que no sabes cuando va a explotar, y que encima no te atreves a ordenarlo porque sabes que esa tarea te llevará el día entero. El minimalismo te ofrece una opción más sencilla y duradera, deshacerte de todas las cosas que no utilizas y que sólo sirven para aumentar el montón. No se trata sólo de vaciar tu armario se trata de una limpieza de tus hábitos de consumo en general, que por supuesto serán beneficiosos para tu bolsillo.

Como dice un refrán “Necesito pocas cosas, y las pocas cosas que necesito,las  necesito poco”

Entiéndase por minimalismo un estilo de vida basado en la sencillez y la simplicidad que de una u otra manera transmita armonía. Cada quien puede tomarse esta filosofía en la medida que considere necesaria para su vida, porque no todos compartimos los mismos hábitos ni tenemos las mismas costumbres por eso cada quien debe adaptarlo a su forma de ser. Como muchas cosas en esta vida los excesos son malos y no esta demás decir que ser minimalista no implica un esfuerzo o un sacrificio. Saber cuál es el punto de equilibrio entre lo que podemos aprovechar todavía y lo que debemos dejar ir después de que haya cumplido su propósito es importante.

Anuncios